Las farmacéuticas Teva y Cephalon reciben una sanción por parte de Bruselas de 60.500.000 € por retrasar la entrada de un genérico barato para combatir la somnolencia anteponiendo el beneficio económico. Prefirieron seguir manteniendo un medicamento más caro (Modafinilo) y así seguir siendo el producto más vendido, ya que suponía el 40% de los ingresos de la marca.

MARGRETHE VESTAGER:

Es ilegal si las empresas farmacéuticas acceden a comprar a la competencia y mantener los medicamentos más baratos fuera del mercado.

Incluso cuando sus acuerdos adoptan la forma de acuerdos de patentes u otras transacciones comerciales aparentemente normales.

El acuerdo para demorar el genérico de Teva y Cephalon perjudicó a los pacientes y los sistemas de salud nacionales, privándolos de medicamentos más asequibles.

La Comisión Europea no mostró más clemencia, tal vez por humanidad o puede que por tener intereses encontrados ahora.

Estamos observando ciertos cambios a nivel mundial muy sutiles pero esperanzadores, y en muchas partes del planeta se empieza a hacer justicia. Tenemos que sacar a la luz las noticias que dan esperanza y no seguir viviendo en el terror constante.

Solo queda desear que estemos ante el inicio de algo imparable ante los muchos frentes abiertos que tenemos y ver si en un tiempo sucede lo mismo con las vacunas.

Leave a comment